Si te gusta leer, no cuentes libros. Nada más léelos. Por Aldo Rodrigo Sánchez Tovar. El Dragón de CRONOS Tiempo de Todo!

5dc4a4af7a5e52916e130bb55a553b43 5fbed399cc068a62e282e559c02f036f 87ebfe81222f1b514ff15ca285030efa 174c145b523db682e12bfbbf41f71309 ab7a32a1b937b0a60254c7ae8b9b03d8 d4a54ad9a0a04c5146949a2d5d02f82f lecciones 1 lecciones 2 lecciones 3

El cuadro que les voy a pintar les resultará incomprensible a quienes se quejan de los textos largos.
Flojitos, absténganse, no hay nada divertido ni lleno de actualidad, política o escandaloso.
Cuando niño, algunos ya lo saben, aprendí a leer antes de llegar a la primaria.
Mi pasión era y sigue siendo hoy, leer.
Como las bibliotecas de mi abuelo, mis padrinos y mi casa familiar eran nutridas, no carecí de material para saciar mi curiosidad. Clásicos de la literatura universal, biografías y reseñas históricas, fueron mi pasión de los cuatro a los diez años.
Pero cabe destacar que relato eventos del año 1973 al 79.
No había internet.
El video casero era incipiente y fuera de los recursos de mi casa (la primera videocassetera que tuvimos, fue hasta 1984).
No había Amazon ni librerías Gandhi.
Si había un libro que yo quería y no estaba en Monterrey, dependía del maldito centralismo mexicano reinante en ése entonces. En algunos casos, esperé hasta veinte años por tener un libro en particular.
Por eso me dan risa las prisas que dominan a los residentes de ésta década en la que si no les responden un email, un inbox o un comentario, se sienten relegados o despreciados. Vengo de la época en la que mis comunicaciones con amigos lejanos y familia, dependieron de la velocidad del correo postal.
Como decía, leía con avidez. Pero el material era finito. Claro, tenía libros favoritos. Pero eventualmente me hartaba de leer lo mismo. Entre lecturas formales, a veces tenía comics, los disfruté muchísimo, pero para empezar eran reimpresiones de muchos números editados en los cincuentas y sesentas. Por ello la verdad me tiene sin cuidado el amor y veneración que la gente le guarda a los giros violentos y melodramáticos de los superhéroes en las últimas décadas.
Mis superhéroes eran ingenuos, generalmente peleaban contra nazis, extraterrestres o mafiosos.
Pero también me separé mucho de los “clavaditos” en los comics porque siempre entendí y diferencié desde pequeño, que el comic era divertido, interesante, pero era alimento chatarra contra mi fuente de alimento principal (nourishment para ser precisos) que eran los libros.
Seguí las revistas MAD y CRACKED así como Famous Monsters from Filmland (éste es otro aspecto a resaltar, jamás me limitó el idioma para leer gracias a mi madre que estudió en Miami en su juventud, y mi abuelo que siempre apoyó mi educación, tuve un nivel sobresaliente de inglés).

Pero no bastaba con libros, enciclopedias y comics.
Pese al carácter científico de mi abuelo, una de sus benignas pasiones eran las lecturas sobre temas paranormales. Ello me dio una vacación de los temas que leía frecuentemente. Desde pequeño leía sobre los casos de avistamientos de OVNIS, encuentros de ultratumba, la Atlántida o los antiguos iniciados.

Cabe resaltar que aún de niño, era escéptico. Terriblemente escéptico.
Leer sobre cosas inexistentes a mi percepción sensorial o raciocinio, no contribuyó a volverme un convencido. De hecho sólo me convirtió desde muy joven en alguien muy burlón e irreverente al mundo inmaterial o extraterreno.

Hoy está muy de moda hacer listas (bastante mal documentadas) de los diez mejores libros, de las cien mejores películas, el top ten de canciones.
A mi, eso no sólo me parece ridículo, lo considero innecesario.

Si te gusta leer, no cuentes libros. Nada más léelos y aprende cosas importantes de ellos. Sé de mucha gente que presume leer mucho pero su redacción y expresión demuestra lo contrario.
Si te gusta la música, no la categorizes por mejor o peor, pro, fresa, clásica, retro u otra mamarrachada de nombre.

Sólo escúchala.

Pero si lo haces, bien por ti.

De cualquier modo parece ser la actitud dominante de hoy día. Sólo no esperes que yo lo haga.

Ya estando en los umbrales de los cincuenta años, sólo descubro que tal vez un día de estos decida madurar y ser un hombre de bien. xD
Buen Jueves.
Si llegaste hasta aquí, peligro nos conocemos mejor.
Y si no, seguramente serás de los muchos que me invitan a estudiar y superarme para ser como ellos.

Acerca del Autor:
Aldo Rodrigo Sánchez Tovar.
Marzo de 1969.
Facultad de Artes Visuales UANL.
Miembro del Consejo del 150 Aniversario del H. Ayuntamiento de Ciudad Apodaca, Nuevo León (2001), Consejero del Instituto Municipal de la Juventud de CD. Guadalupe, Nuevo León (2006-2009)
Premio Estatal de La Juventud Categoría Méritos Cívicos (2005)
Fundador de CRONOS Tiempo de Todo! (1997).
Ha publicado cuentos, columnas y poesía en el Periódico El Porvenir, y las revistas La Nave, La Rocka, ¡Liras!, La Llave, Hiperespacio y Oficio.
Invitado para leer y dictar conferencias desde 1991 en diferentes recintos culturales del País.
Aquí sigo, en la cueva del Dragón, con tanto fuego adentro.
Mientras el mundo progresa pensando que los dragones son leyendas contadas por viejos supersticiosos.
Buena semana.
Arde mi corazón
Lucha Siempre
Delante del hierro
Ojos venideros…
Sabrán la Historia.
“Existen dos maneras de hacer las cosas:
Hacerlas simplemente bien para llenar el requisito.
o
Buscar hacerlas extraordinariamente.
Es elección de cada uno.”
Please take the time to drop by my other pages all over internet.
It would be very nice if you help me to make this works known all over the world.
Facebook Group for promoting artists and their workhttps://www.facebook.com/groups/298492273538689/
My brand new DeviantART accounthttp://cronostiempodetodo.deviantart.com/
Clay Nation (Nación Plastilina)https://www.facebook.com/groups/272088726303538/
CRONOS
Tiempo de Todo!
Sábados
Clases de Modelado en Plastilina y Dibujo
de 14 Hrs a 20 Hrs
Privada Miguel Filomeno Martínez No. 554
Centro Monterrey, Nuevo León C.P. 64000
Anuncios

Acerca de aldocid

Yo soy el Dragón de CRONOS Tiempo de Todo! Feroz. Hosco. Grosero. Cuando ustedes cuentan un minuto, yo vigilo los minutos de muchas épocas. Observar el ahora, resulta tan aburrido y tedioso. Hay tantos tesoros ocultos en el tiempo. Como bestia salvaje que soy, no me siento amigo ni hermano de nadie. Mi cueva es agradable para dormir mientras las eras pasan y los afanes de las personas se convierten en sueños olvidados, y despierto furioso y hambriento cuando se me provoca.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s