Renovarse o Morir. Por Aldo Rodrigo Sánchez Tovar. El Dragón de CRONOS Tiempo de Todo!

245205776 245205778 245207542 250040110 250040111 250040113 250040115 250040118

Recibo constantemente invitaciones a desempolvarme.
Dejar atrás lo viejo y renovarme.
A veces incluso se tergiversa mi noción de que existe un tiempo para todo y se me invita a abrazar la modernidad como todos lo demás lo hacen.

Quiero dar punto final a sus profundas preocupaciones.

No. No vivo en una caverna cocinando habichuelas usando excremento como combustible y sacando lustre a los cráneos de mis antepasados.

Solamente elijo el tiempo justo y el suficiente para atisbar en lo que ustedes consideran cotidiano.

No voy a premieres de cine abarrotadas para ser el onceavo expectador de El Hobbit (fuera del realizador, dos productores y nueve nerds afortunados).

Yo espero a tener tiempo, interés y recursos para ver una cinta sin la presión de que todo mundo le ponga casa al director.

No tengo un Iphone 6. A decir verdad, aunque ya tengo celular de nuevo, no le doy el número a nadie porque en realidad no lo uso, disfruto sobremanera salir de casa sin necesitar estar atado por un artefacto tan ridículo.

Uy sí, qué genial es la tecnología táctil que permite arrastrar cosas con los deditos en un aparatejo que obliga a todos a cuidarlo porque tiene sus contactos, sus fotos y hasta sus maldades.

No lo satanizo, ahí debo de tener uno de esos aparatos ya que mi hijo y mi esposa viven en el presente y dicha tecnología será dominante en los años venideros.
Pero no representa ninguna tentación para mí. Lo uso cuando lo requiero y lo requiero el mínimo de mi tiempo.

Mi tiempo es dominado por otras urgencias, la de afilar mi conocimiento releyendo un buen libro, reparando algo que está roto, haciendo análisis profundo de una idea, una teoría, una tecnología que no entiendo, un libro que no conozco, una cinta que tiene más zonas de investigación que el mero hecho de si me gustó o no.

Si creen que porque no les publico a diario lo que me estoy comiendo es porque me encuentro estático y detenido, la realidad es que me conocen muy poco.
Y si creen que el no opinar sobre los destapes de candidatos (o candidatas) a la gubernatura es falta de opinión o conocimiento, es totalmente contrario a la realidad.

El que no les diga cada tres minutos mi opinión, no es la ausencia de la misma. Es sólo que creo que mi opinión sirve a un mejor propósito si la someto a un proceso del cual el resultado serán acciones y no “tuits” cargados con mi “rant” de hoy.

Muchos de los que me leen no son alumnos míos. No tienen por qué entender mi desprecio a la sobreexposición a la que se somete todo mundo en las redes sociales. Nos une simpatía, afininidad, antagonismo (por supuesto, aunque no lo declaren algunos), proximidad o consanguinidad.
Pero no pagan, como pagan mis alumnos, por una lección completa, íntegra. Una lección respaldada en conocimiento, práctica y ejemplo.
Y algunos de mis exalumnos se duelen de ya no estar en clase con argumentos blandengues de que me extrañan, extrañan la clase, a los compañeros o el ambiente. Permítanme decirles una fría y descarnada verdad:
Nunca hubo buen ambiente, no me he muerto, la clase no ha terminado.
Mis hijos y mis alumnos siempre tienen éste testamento permanente en el que sigo ejercitando mi modo específico de enseñar.

No lo que ustedes quieren aprender, sino lo que considero que requieren para obtener más conocimiento y criterio por cuenta propia.

Por ello, los que son mis alumnos, reflexionen…

¿Cuán determinante es tu opinión o la mía, que todos tengamos que hacer un alto y nos pongamos robóticamente a compartir y llenar de likes unas frágiles letritas impresas en algo tan liviano como el ciberespacio?

Si al entrar en tu perfil de Facebook dice que eres presidente del Sistema Solar…
¿Debo (debemos todos acaso) rendirte pleitesía por ello?

¿Una cuenta con 40,000+ likes representa a un homínido de clase superior?

Buen jueves.

Hay que averiguar cuanto dura la quincena.

No sea que se nos acabe como a Olivia Wilde.

Acerca del Autor:
Aldo Rodrigo Sánchez Tovar.
Marzo de 1969.
Facultad de Artes Visuales UANL.
Miembro del Consejo del 150 Aniversario del H. Ayuntamiento de Ciudad Apodaca, Nuevo León (2001), Consejero del Instituto Municipal de la Juventud de CD. Guadalupe, Nuevo León (2006-2009)
Premio Estatal de La Juventud Categoría Méritos Cívicos (2005)
Fundador de CRONOS Tiempo de Todo! (1997).
Ha publicado cuentos, columnas y poesía en el Periódico El Porvenir, y las revistas La Nave, La Rocka, ¡Liras!, La Llave, Hiperespacio y Oficio.
Invitado para leer y dictar conferencias desde 1991 en diferentes recintos culturales del País.
Aquí sigo, en la cueva del Dragón, con tanto fuego adentro.
Mientras el mundo progresa pensando que los dragones son leyendas contadas por viejos supersticiosos.
Buena semana.
Arde mi corazón
Lucha Siempre
Delante del hierro
Ojos venideros…
Sabrán la Historia.
“Existen dos maneras de hacer las cosas:
Hacerlas simplemente bien para llenar el requisito.
o
Buscar hacerlas extraordinariamente.
Es elección de cada uno.”
Please take the time to drop by my other pages all over internet.
It would be very nice if you help me to make this works known all over the world.
Facebook Group for promoting artists and their workhttps://www.facebook.com/groups/298492273538689/
My brand new DeviantART accounthttp://cronostiempodetodo.deviantart.com/
Clay Nation (Nación Plastilina)https://www.facebook.com/groups/272088726303538/
CRONOS
Tiempo de Todo!
Sábados
Clases de Modelado en Plastilina y Dibujo
de 14 Hrs a 20 Hrs
Privada Miguel Filomeno Martínez No. 554
Centro Monterrey, Nuevo León C.P. 64000
Anuncios

Acerca de aldocid

Yo soy el Dragón de CRONOS Tiempo de Todo! Feroz. Hosco. Grosero. Cuando ustedes cuentan un minuto, yo vigilo los minutos de muchas épocas. Observar el ahora, resulta tan aburrido y tedioso. Hay tantos tesoros ocultos en el tiempo. Como bestia salvaje que soy, no me siento amigo ni hermano de nadie. Mi cueva es agradable para dormir mientras las eras pasan y los afanes de las personas se convierten en sueños olvidados, y despierto furioso y hambriento cuando se me provoca.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s